Siempre Rebeldes

|
Escrito por Radio Nacional Patria Libre

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

La revolución no constituye un episodio puntual, fechable y fotografiable, sino un proceso largo, de meses y de años, en el que las estructuras osificadas de la sociedad, las clases sociales y las instituciones se licúan y todo, absolutamente todo lo que antes era sólido, normal, definido, previsible y ordenado se diluye en un ‘torbellino revolucionario’ caótico y creador”.

García Linera en ¿Qué es Revolución?

La revolución rusa es el acontecimiento más importante en el siglo XX, rompió con las ideas políticas, los Estados modernos e imaginarios sociales dominantes, mostrando a los pueblos una nueva alternativa. Con la revolución de octubre los pueblos recuperaron su papel como sujetos en la historia, encontrando los caminos y la posibilidad de un mundo distinto. A partir de ese momento este proceso se convertirá en un referente para los pueblos del mundo, y por eso mismo objeto de satanización y estigmatización por parte de los reaccionarios.

Las alianzas y el proceso revolucionario

Hasta el siglo XX Rusia fue gobernada por el Zarismo, régimen monárquico que gobernaba por el terror, a través de una policía política omnipresente, con ejecuciones de sus oponentes, su encarcelamiento o deportación. Después de un gran levantamiento en el que participaron diferentes sectores sociales en alianza, el zar Nicolás II se vio obligado a dimitir en 1905. Con ello, se instaló la duma (parlamento) encabezada por la burguesía liberal, con unas minorías obreras y revolucionarias. El gobierno “democrático” de la duma fue aprovechado por los revolucionarios para legalizar su partido, aumentar su influencia dentro del movimiento obrero, y sobre todo en el campesinado, sector mayoritario de ese país. Así se estableció una alianza obrero-campesina fundamental para la siguiente fase del proceso revolucionario.

Cabe resaltar que, según los planteamientos teóricos para ese momento, no se contemplaba la posibilidad de un proceso revolucionario en Rusia. Se consideraba que el socialismo se podría realizar solo en los países más desarrollados de Europa central, y bajo la dirección de la clase obrera. En Rusia un país “atrasado”, principalmente agrario logró desatar un movimiento revolucionario que rompió con el antiguo régimen feudal y de manera casi paralela con el Estado burgués, demostrando que existían eslabones débiles que podrían romperse en la cadena imperialista a través de la lucha popular.

En el movimiento obrero existieron divergencias en el cómo hacer la revolución. Entre los representantes de la II Internacional predominaba el planteamiento de que la lucha se realizaría en el parlamento, a través de reformas graduales que transitarían al socialismo. Lenin y los bolcheviques romperían con esos postulados, luchando contra viento y marea dentro y fuera del movimiento revolucionario ruso, señalando que: solamente se conseguiría la revolución socialista, si el pueblo como sujeto activo y organizado, llegado el momento, tomara en sus manos a través de la insurrección la dirección del Estado burgués y, así emprender las transformaciones radicales para Estado obrero.

Herramientas populares y revolucionarias

La libertad política del gobierno de la Duma no duró mucho, y rápidamente la burguesía liberal y fuerzas reaccionarias traicionaron, cambiando las reglas electorales a su favor y excluyendo del poder a los obreros en 1912. Toda la miseria y pobreza se agudizó con la entrada en la I guerra mundial en 1914, en la que Rusia nunca tuvo un ejército de verdad, solamente contaba con una gran población que era arrojada a su suerte al frente de batalla, no se contaba con una dirección capacitada, la tecnología y logística. La guerra dejó 5 millones entre muertos heridos y prisioneros. Muchos soldados que en realidad eran campesinos en armas, desertaron y se unieron al movimiento revolucionario de Petrogrado contra la guerra, donde las mujeres habían iniciado una huelga que llegaba a los 150 mil obreros invadiendo las calles paralizando el orden público y pidiendo la paz.

En febrero de 1917 el gobierno se vio presionado ante los levantamientos campesinos, soldados y obreros contra la guerra presentándose una situación de doble poder en el Palacio de Tauride, donde a la izquierda sesionaba el Soviet de Petrogrado y a la derecha el zarismo y la burguesía. Se dieron negociaciones entre las dos partes, manteniendo el ejército de lado de los obreros, y abriendo un gobierno provisional. Lenin que se encontraba exiliado para ese momento, al conocer de la situación publicó más tarde las conocidas Tesis de Abril, donde desconoce el apoyo al gobierno provisional y menos aún a la guerra imperialista que este había decidido continuar, a pesar del gran descontento popular.

La propuesta de Lenin era ir por todo, el partido bolchevique estaba en mejores condiciones que en 1905, poseía gran influencia en los sindicatos obreros, en el ejército, y las ligas campesinas que se organizaron en soviets oponiéndose al gobierno provisional. Los bolcheviques impulsaron entonces la insurrección, tomando las armas sin vacilaciones para derrocar a los elementos burgueses y reaccionarios.

Los Soviets como motor de la revolución

El rechazo a la guerra imperialista fue el factor fundamental que oponía las masas al régimen, estas se habían radicalizado y no querían más muerte y hambruna. Aun así, el gobierno de Kerenski continuo la guerra, provocando levantamientos. Los bolcheviques, desconociendo el gobierno de Kerenski agitaron la consigna todo el poder a los Soviets que eran consejos de obreros, soldados y campesinos que servían como gobierno propio en las diferentes regiones de Rusia. En reacción Kerenski y el gobierno burgués volvió a ilegalizar los sindicatos y la actividad de los bolcheviques haciendo que estos actuaran nuevamente en la clandestinidad. Posteriormente con nuevos enfrentamientos y con poca maniobra, el gobierno llama a dialogar en una conferencia, la cual es boikoteada por los revolucionarios negándose a hacer alguna concesión a los reaccionarios, que huyeron de Petrogrado.

Con Petrogrado en manos de la insurrección y la organización de los soviets, la única alternativa que le quedo al régimen fue intentar un golpe militar dirigido por Kornilov, el cual ni siquiera logro llegar a la ciudad, cuando los obreros ferroviarios se negaron a andar sus máquinas. Así la insurrección planteada por Lenin resulto victoriosa, al lanzarse en el momento preciso y con los bolcheviques al frente negándose a cualquier tipo de concesión o alianza con sus principales enemigos. Posteriormente se proclamó como la primera revolución proletaria y el primer Estado obrero en el mundo.

Revolución Vs Contrarrevolución

Con la revolución vino la contrarrevolución y la guerra imperialista a manos de las potencias de Francia EE.UU e Inglaterra que implico, terrorismo, recortes territoriales, hambrunas que fue resistida en el periodo que fue llamado comunismo de guerra. Después de terminar I guerra mundial, el gobierno soviético sabía que los ojos del imperialismo estarían sobre él, para lo que logro fortalecer su economía y su defensa vertiginosamente; Sin ningún aliado, conociendo del fracaso en la revolución en los países más avanzados. Más adelante se pondrían a prueba con la victoria contra el fascismo, no sin costarle inmensas pérdidas humanas y materiales.

Más allá de los problemas y las difíciles condiciones que enfrento hasta su disolución, ya que la historia no siempre es sencilla, la revolución de octubre demostró que es posible las transformaciones materiales, la industrialización, los avances en educación y salud, la equidad entre otras. Finalmente, este movimiento despertó la lucha en todo el mundo por lo que siglos atrás habían proclamado como igualdad libertad y fraternidad para todos los pueblos del mundo, se convirtió en faro y apoyo de muchos otros pueblos que siguieron el rumbo revolucionario y de la autodeterminación. Al mismo tiempo los reaccionarios difundieron toda serie de leyendas de terror asociadas al comunismo, y hoy dicen victoriosos que el socialismo ha fracasado, pero el capitalismo nunca a funcionado, la depredación y explotación llegan a niveles absurdos que ponen en peligro la especie y la naturaleza. Este no es el fin de la historia, es un siglo de experiencias y enseñanzas, que serán valiosas mientras no acabe la voluntad de lucha, rebeldía y creatividad de los pueblos.

16 Octubre 2017
Escrito por Camilo Trochez

Tomado de la Revista Insurrección del ELN Nro 603.

Categoría: /